Pronostican 4.000 kg/ha para la soja de Inbio-IPTA

la-ing-agr-estela-ojeda-en-panambi-zona-de-caaguazu-durante-la-jornada-de-campo-de-obtentores-de-semillas-de-soja-frente-a-la-parcela-de_934_573_1451507.jpg

Cerca de 4.000 kilogramos por hectárea es el rendimiento promedio esperado para las variedades nacionales de soja Sojapar 19 y Sojapar 24, desarrolladas por el IPTA e Inbio, en su primer año de cultivo comercial, informaron ayer en dos muestras de campo.

En cerca de 10.000 hectáreas fueron sembradas las variedades de soja Sojapar 19 y Sojapar 24, que fueron desarrolladas por la APP Inbio-IPTA, informó ayer en comunicación telefónica el Ing. Agr. Alfonso Guerrero, desde Itapúa.

El profesional, que es asesor técnico del Instituto de Biotecnología Agrícola (Inbio), explicó que en conjunto con expertos del ente oficial IPTA desarrollaron las citadas variedades, que son resistentes a dos males de la soja: la roya (Phakopsora phachyrhizi) y la macrophomina (fusariosis).

Señaló que las variedades Sojapar fueron presentadas ayer a los productores en dos muestras de campo. Una, en Tomás Romero Pereira, Itapúa, donde estuvo él, mientras que en Panambí, Caaguazú, participó la Ing. Agr. Estela Ojeda, quien explicó a los productores las virtudes y el comportamiento de dichos materiales genéticos.

“Si el clima no cambia, si continúa la alta humedad en el suelo, si no hay un bloqueo con sequía, se podría pronosticar que los cultivos de soja con las variedades Sojapar arrojarían una media de 4.000 kilogramos por hectárea”, pronosticó (la media nacional esperada es de 3.000 kg/ha).

Aclaró que los cultivos están todavía en una etapa delicada, ya que las plantas se hallan con una media del 50% en el cargado de granos. “Tienen buen aspecto, prometen, pero no es definitivo aún”, alegó.

Dijo que las variedades señaladas están diseminadas en Caaguazú, Itapúa, Alto Paraná y otras zonas, y compiten con muy buenos resultados, incluso superando a materiales genéticos importados de Argentina y Brasil, de grandes empresas.

También comentó que las simientes referidas, por su condición de resistencia a la roya y ligera tolerancia a la macrofomina, generan una reducción de costos de cerca de US$ 40 por hectárea, pero que este año hubo poca presión de dichos males.

En otro orden, un tema no menor es el cobro por el uso de la tecnología Sojapar. Dijo que el costo de la investigación para lograr dichas variedades es alto y por eso buscarán la manera de cobrar US$ 2,5 por bolsa a los productores que quieran hacer volver a sembrar Sojapar, pero de su cosecha.

Fuente: ABC Color

Logo-de-la-SENATICS-en-alfacolor.png

Portal Instituto Paraguayo de Tecnología Agraria - IPTA
República del Paraguay
Portal construido conjuntamente con la SENATICs
2015 Secretaría Nacional de Tecnologías de la Información y Comunicación

Basado en la Guía estándar web

80x15.png

Versión del Template 1.12